Altres andalusos

Altres andalusos, o simplement altres, altres...


07.10.07 Catalunya, Immigració, La Vanguardia, Premsa

Inmigración y espacio urbano

El rostro de nuestras ciudades ha cambiado radicalmente en los últimos años. Y no sólo en su aspecto físico, urbanístico y arquitectónico, sino, sobre todo, por la presencia de la última oleada inmigratoria. Nuevos ciudadanos están modificando nuestros paisajes urbanos y la vida en la ciudad. Sus aportaciones nos enriquecen y plantean nuevos retos.

La ciudad es dinámica por definición. Con más o menos intensidad y en una dirección u otra, la ciudad se transforma continuamente. Y no podía ser de otra manera, en tanto que construcción social y cultural por excelencia, polo de atracción económica por antonomasia y espacio de coexistencia de intereses convergentes y divergentes. El ciudadano percibe con claridad esta transformación cuando la ciudad, en su conjunto o en alguna de sus partes, muda su piel; esto es, cuando se metamorfosea físicamente, como resultado de actuaciones urbanísticas y de intervenciones arquitectónicas más o menos consensuadas. Está habituado a ello y sabe que así ha sido a lo largo de la historia. A lo que ya no está tan acostumbrado es a que, sin modificar de raíz el entorno físico, es decir, el entramado urbano y la arquitectura del lugar, la fisonomía de sus paisajes urbanos cotidianos cambie de manera radical y en muy poco tiempo. Esto es exactamente lo que ha sucedido en los últimos años como resultado de la oleada inmigratoria que se está dando en muchos países europeos y, de manera particular, en España.

La migración actual no ha generado un urbanismo de nueva planta, sino que se ha limitado a reocupar los polígonos periféricos

La migración interior española de las décadas de 1960 y 1970 se debió a un éxodo rural sin precedentes que tuvo dos impactos territoriales claramente perceptibles. En el punto de origen la despoblación dejó abandonadas miles de hectáreas de cultivo y vació pueblos enteros, que adquirieron un aire entre misterioso y fantasmagórico aún presente en infinidad de enclaves. En el punto de destino, esto es en la misma ciudad que ahora recibe la nueva oleada migratoria, la llegada de la migración interior implicó el nacimiento de multitud de barrios periféricos. Con ello quiero poner de relieve la gran diferencia que, en términos de ocupación del espacio urbano y de visibilidad territorial, se da entre ambos procesos migratorios, al menos por el momento: la migración interior se tradujo en un crecimiento extraordinario del espacio urbano periférico, junto con alguna presencia notable en sectores degradados del interior de la ciudad; la actual, hasta el presente y por lo que se refiere a España, no ha generado un desarrollo urbano de nueva planta parecido al anterior, sino que se ha limitado, con algunas excepciones, a reocupar los polígonos de viviendas periféricas y las áreas degradadas de los cascos antiguos que los primeros iban dejando libres a medida que mejoraban sus condiciones de vida.

A diferencia de lo que sucedió hace cuarenta años, no estamos asistiendo, por el momento, a una modificación sustancial de la lógica del entramado urbano de nuestras ciudades, ni tampoco a una drástica transformación de su personalidad arquitectónica. Lo que realmente está sucediendo es un cambio radical de escenografía urbana en algunos sectores de la ciudad, lo que, a ojos del ciudadano medio, es, si cabe, aún más impactante. Pongamos el caso del distrito de Ciutat Vella, en Barcelona. El 40% de los cerca de 160.000 habitantes censados es, hoy, población extranjera, lo que supera de largo el 16% de media para el conjunto de Barcelona. La procedencia geográfica de la población extranjera del mencionado distrito se distribuye entre los siguientes grandes grupos: el 23,5% procede de América del Sur; el 20,3% de Asia Central; el 13,8% de la Unión Europea ampliada; el 13,6% del Sudeste Asiático; el 13,1% del norte de África; el 5,9% de América Central y el resto queda repartido entre otros tantos orígenes geográficos. Cuando un autóctono se pasea por algunas zonas de la Barceloneta, el Barri Gòtic o el Raval, lo que tiene ante sí, a pie de calle, es, sobre todo, una nueva escenografía urbana, quizá incluso una nueva coreografía; un paisaje urbano de fondo familiar que convive con una enorme cantidad de nuevos elementos culturales, algunos de ellos intangibles, pero claramente perceptibles. He ahí el clásico colmado de barrio regentado ahora por un pakistaní, aquella peluquería que estuvo a punto de cerrar alquilada por un magrebí, multitud de locutorios telefónicos que actúan a modo de verdaderos espacios de sociabilidad, agencias de viajes que sólo te llevan a unos cuantos destinos, por no hablar de una abrumadora y sugerente cantidad de exóticos olores, evocadoras melodías musicales y una fantástica sinfonía de colores y de lenguas. Asistimos, entre estupefactos y maravillados, a una nueva geografía sensorial urbana.

¿Cómo se gestiona esta impresionante diversidad cultural, esta nueva escenografía urbana? ¿Cómo se engarza esta nueva geografía sensorial con la propia? ¿Cómo se recrea el sentido de lugar en un entorno en el que el sustrato físico permanece, pero las miradas han cambiado? El reto es apasionante, pero nada fácil. David Harvey recordaba hace poco una frase de Heráclito según la cual la armonía más bella nace del enfrentamiento de las diferencias. La ciudad – y, en ella, el espacio público- es un lugar de conflicto continuo, pero también son continuas las maneras de resolverlo.

JOAN NOGUÉ, catedrático de Geografía Humana de la Universitat de Girona

PARA SABER MÁS

LIBROS

  • El rechazo de las minorías. Geografía de la furia Arjun Appadurai Barcelona, Tusquets, 2007
  • Sociedades movedizas. Pasos hacia una antropología de las calles Manuel Delgado Barcelona, Anagrama, 2007
  • El libro de la inmigración en España Xavier Rius-Sant Córdoba, Almuzara, 2007
  • Las otras geografías Joan Nogué, Joan Romero (eds.) Valencia, Tirant lo Blanch, 2006
  • Respuestas a la exclusión. Políticas de inmigración Iñaki Márquez San Sebastián, Gakoa Liburuak, 2006
  • Inmigración y estructuras sociales Miguel Anxo, Ángel Galindo (eds.) Salamanca, Universidad Pontificia, 2006

La Vanguardia – 07/10/2207

1 Comentaris

  1. 03.01.08 Marc Martorell Pérez

    Agrairira que em diguessin on puc trobar informació sobre la immigració andalusa a la provincia de Girona, més concretament a Sant Hilari Sacalm. Moltes gràcies.

Deixa un Comentari